Antes de Empezar

El desarrollo de los jóvenes es una tarea social de todos. La transmisión de la educación y el saber van más allá de las fronteras y constituyen la única manera de convertir nuestro mundo en un lugar más social y más justo. Debemos fomentar, así, la creatividad, la pasión y la energía en nuestros jóvenes. ¿No son éstos los valores que, junto con la tolerancia, la curiosidad, la humanidad y humildad, hacen que la convivencia resulte pacífica y exitosa? Para ello es necesario transmitirles confianza en sus competencias y, de esa forma, ofrecerles perspectivas hacia el futuro.

Liz Mohn, Presidenta de la Fundación Bertelsmann

Editorial

Debo confesar de entrada que ésta es una publicación que me ilusiona especialmente poder presentar porque viene a cubrir un vacío que los padres y familiares a menudo han tenido que tapar de manera voluntariosa. Yo mismo cuando, ya hace demasiados años, me encontré ante la situación de ayudar a mis hijos durante esta importante etapa de su vida hubiera necesitado una herramienta como ésta y en aquel momento no la encontré. Con esta guía queremos dar pautas a padres y familiares mediante información detallada sobre el complejo proceso que viven y afrontan sus hijos a la hora de buscar cuál va a ser su camino profesional y la consecuente formación necesaria para incorporarse al mercado laboral.

Durante años hemos formado con gran esfuerzo a muchos jóvenes en profesiones que la sociedad no necesitaba en tanta cantidad dificultando la obtención de un empleo y creando consecuentemente una frustración en ellos y en su entorno. La sociedad tiene, por otra parte, demanda de oficios que no se puede cubrir.

Hemos hecho una mala inversión formando a chicos con estudios que no siempre les garantizaban un empleo. Uno de los remedios a esta situación consiste en hacer una Orientación Profesional temprana, estructurada y de calidad donde tienen un papel destacado los padres y los propios jóvenes, que han de entender que esta decisión es vital para su futuro.

Esta guía se enmarca en la serie de publicaciones prácticas sobre Orientación Profesional que iniciamos con la Guía de Orientación Profesional Coordinada, publicada en octubre de 2014, para dar servicio a los centros educativos, y que seguiremos con un pasaporte vocacional para jóvenes y con una guía específica para las empresas. Llegaremos así a todos los actores principales en el difícil camino por el que transitan nuestros jóvenes desde el entorno educativo hasta el mercado laboral. Aplicando todas estas herramientas, deberíamos conseguir uno de nuestros principales objetivos que es el de reducir entre todos los elevados índices de paro juvenil. No olvidemos que uno de cada dos jóvenes en nuestro país quiere y no puede trabajar.

Finalmente, además de desear que este libro contribuya de forma eficaz y práctica a ayudar a muchos padres y jóvenes, quisiera agradecer el trabajo y el esfuerzo del coordinador editorial, de los autores de los artículos, del equipo de la Fundación Bertelsmann involucrado y de la Universidad Pontificia Comillas por haber conseguido crear un producto de tanta calidad.

Francisco Belil
Vicepresidente Fundación Bertelsmann

Prólogo

El hecho de haber estado nominado al Global Teacher Prize (ver referencia biográfica pág. 15) me ha dado la oportunidad de viajar por toda España para hablar de educación. No obstante, soy una persona-esponja que intenta aprender de todo lo que tiene a su alrededor. Así que he aprovechado cada viaje para nutrirme de las ideas de todas esas personas que he ido conociendo a lo largo de estos meses, para aprender de todas ellas y poder aplicarlo a mi profesión. Y puedo decir que ése ha sido un gran regalo, porque un maestro o una maestra han de estar siempre aprendiendo de lo que tienen cerca: nunca debemos dejar de aprender si lo que queremos es enseñar.

Otro de los grandes regalos que he recibido gracias a esta nominación es que se me han hecho cientos de preguntas de todo tipo relacionadas con la educación, preguntas que cada docente debería hacerse cada cierto tiempo. He aprendido más en estos meses que en años de estudio y de trabajo, porque esas preguntas me han hecho reflexionar sobre mi trabajo, y ser crítico con mi profesión y conmigo mismo.

Y aquí me encuentro ahora, ante el honor de escribir el prólogo de un libro que he tenido la suerte de leer y que me ha dado una perspectiva que me faltaba en estos años. Porque, al final, cuando uno se pone a trabajar, va encerrándose poco a poco en su ámbito de actuación y limita la visión global que deberíamos mantener en todo momento.

En estas páginas encontraréis opiniones de expertos que analizan todas las fases de la educación, pero también todas las etapas de la persona teniendo en cuenta el factor humano, eso tan valioso que a menudo se echa en falta en la educación. Así, viajaremos desde los primeros años de nuestros hijos hasta el momento en que han de caminar por sí solos y construirse su propio futuro. Siempre he oído decir que ser padre debería venir acompañado de un manual de instrucciones. Unas veces, la frase se aplica a los retos que nos plantea la educación; otras veces, a las relaciones interpersonales entre padres e hijos, pues parece que hemos de ir aprendiendo conforme vivimos la experiencia de ser padres, maravillosa y desconcertante a la vez en tantas ocasiones. Leyendo estas páginas descubrí que muchas de las respuestas que esperamos que nos «caigan del cielo» están ya escritas y pueden sernos muy útiles. Nada mejor que contar con expertos en distintos campos que nos asesoren a la hora de tratar con nuestros hijos en las distintas etapas del crecimiento, ¿no es cierto? Ya que la educación es un tema tan trascendental que marcará, lo queramos o no, el devenir de los acontecimientos que sucedan a nuestros hijos, por qué privarnos de tener a mano una guía que nos ayude a entender aquello que no siempre resulta accesible a todos los padres.

Para empezar, tendríamos que grabar en nuestra mente tres frases que no debemos olvidar jamás:

  • Nuestros hijos no aprenden como nosotros lo hicimos.
  • Cuando terminen de estudiar, habrá trabajos que ahora mismo no existen.
  • Los hijos no han de ser la proyección de lo que los padres queremos.

Si tenemos estas tres ideas presentes estaremos listos para ayudar a nuestros hijos a elegir su propio camino.

 

Para echarles una mano en sus estudios, hemos de estar informados. De ahí que en estas páginas se haga hincapié en la necesidad de que familia y centro educativo mantengan una comunicación constante. No olvidemos que el diálogo entre las dos instituciones es el primer paso hacia el éxito del niño. Los padres tenéis derecho a ser informados y a participar de la educación de vuestros hijos en la escuela o el instituto, y debéis hacer uso de ese derecho. Siempre, eso sí, con una actitud dialogante y teniendo en cuenta que educadores y familia somos un equipo, que todos remamos con el mismo objetivo: sacar lo mejor de vuestros hijos.

Voy a mencionar aquí algunas cuestiones obvias, pero que frecuentemente se nos olvidan. Primero, que el tiempo pasa demasiado rápido y, como padres, debéis disfrutar de vuestros hijos así como los niños han de disfrutar de su infancia. También debemos tener presente que las etapas de infantil y primaria son cruciales para que adquieran hábitos que les sirvan para la vida. Tampoco podemos pretender, sumidos en esa inercia imparable, que al acabar Primaria, es decir, con doce años, sean pequeños Einstein. Recordemos que han de tener tiempo para cultivar la curiosidad y la creatividad que nos definen de niños y que vamos perdiendo conforme crecemos.

Sin duda que en Secundaria la exigencia será mayor, y va a coincidir con los cambios más importantes en sus vidas. ¡Viajemos en el tiempo y recordemos lo que implicaba pasar por esos cambios! Se trata de un momento maravilloso en el que uno se descubre a sí mismo y en el que resulta fundamental escuchar y hacerles sentir que realmente forman parte de algo importante. Por eso hemos de estar informados para cuando llegue ese momento. Pues entonces será necesario tomar decisiones que afectarán a su futuro y tendremos que estar a su lado para ayudarles a elegir. Después, la vida les llevará por caminos que hoy ni siquiera podemos imaginar, pero eso también nos pasó a nosotros, ¿verdad?

Sabéis perfectamente que el fin último que busca el ser humano es la felicidad. Sea de un modo u otro, todos estamos en esa constante búsqueda. Por eso, tanto los padres como los educadores hemos de dotarles de herramientas que les faciliten el camino. Ya dijo Louis Pasteur: «No les evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles más bien a superarlas».

El caso es que, para cuando se acercan al momento crucial de tomar ese camino en la encrucijada del ámbito laboral, todo parece tomar dimensiones gigantescas. ¡Cuánta presión en tan poco tiempo! Ahí podemos hablar con ellos sobre a qué quieren dedicarse, qué salidas laborales tienen las distintas profesiones, cuáles son las ventajas y los inconvenientes de algunos oficios… Pero son ellos quienes han de decidir.

Sin duda que semejante decisión estará determinada por esa búsqueda de la felicidad a la que me refería anteriormente: nadie quiere trabajar en algo que no le gusta. Pero debemos enseñarles a ser críticos con sus decisiones, a prever las consecuencias que sus acciones puedan tener. De modo que debemos estar bien informados para poder dialogar con ellos. Nuestra apertura mental resulta clave para no castrar opciones tan válidas como otras que, por lo general, sufren el peso de una opinión social que ha terminado por desacreditarlas. España tiene la tasa más alta de licenciados universitarios de Europa, pero lideramos también las estadísticas de desempleo juvenil. Los informes confirman que los alumnos reciben mucha formación teórica pero pocas capacidades profesionales, y las empresas buscan precisamente estas últimas. Una alternativa a la Universidad es la Formación Profesional Dual, un tipo de formación muy valorada en algunos países del centro y norte de Europa. Su ventaja consiste en que el alumno aprende no sólo en el centro de formación sino que también se educa directamente en la empresa, mano a mano con los trabajadores, ejerciendo una actividad productiva que en algunos casos es también remunerada. Hemos de valorar qué desean hacer nuestros hijos, así como darles a conocer qué profesión tiene más salida laboral o, al menos, no perder de vista las necesidades del mercado de trabajo.

En ese sentido, es un lujo contar en este libro con una visión desde dentro de la empresa, pues nos ayuda a descubrir qué competencias fundamentales busca toda organización entre sus empleados. Entre todos, educadores y padres, debemos colaborar para que vuestros hijos estén bien preparados no sólo para la empresa, sino también para la vida, pues aspectos como la flexibilidad y la capacidad de adaptación, la capacidad de aprendizaje, el trabajo en equipo, la empatía, la gestión emocional, etc., son fundamentales a la hora de buscar empleo, pero también en la vida cotidiana.

Siempre he pensado que lo verdaderamente interesante viene después del prólogo, así que, sin más dilaciones, os invito a que paséis la página y comencéis un viaje que, sin duda, os dará muchas pistas que os acercarán un poco más a vuestra felicidad y a abrir las puertas de la de vuestros hijos.